Amarone della Valpolicella DOCG

Tinto crianza

2018

El Amarone della Valpolicella DOCG de Giordano es un clásico de la tradición vitivinícola veneciana, vinificado con mucho cuidado y respetuoso con un legado tan reciente como universalmente aclamado. Se trata de un tinto de excelente calidad, muy apreciado en su tierra natal y objeto de deseo de los amantes del vino de todo el mundo. Complejo sin ser difícil, austero sin ser imposible de descifrar, envejece primero en madera y más tarde en botella, para alcanzar una irresistible plenitud expresiva. Un tinto longevo, el Amarone della Valpolicella es uno de esos vinos que no pueden faltar en la bodega de un auténtico amante del vino.

 

Grados
Grados
15% vol
Temperatura De Servicio
Temperatura De Servicio
18°-20 °C
Contiene Sulfitos
Contiene Sulfitos
  
Características organolépticas

A la vista se muestra de color rojo oscuro, impenetrable y pleno. Reflejos de granate mejoran su aspecto, aportando un aura de mística belleza. El perfil olfativo es cálido, amplio y seductor. Los frutos rojos maduros son los protagonistas, tan honestos para ocupar un lugar central en un bouquet abrumador. En boca convence con su armoniosa suavidad en el paladar y su gran intensidad expresiva.

29 ,90
  € 39,87/lt.   (cod. 3435)
Comercializado por: Giordano Vini S.p.A. via Cane Guido 47bis-50 12055 Diano d'Alba (CN) - Italia.
Vinificación

El Amarone della Valpolicella DOCG se obtiene de uvas vendimiadas a mano que se dejan pasificar sobre cañizos durante un periodo de tiempo no inferior a tres meses, a temperatura y humedad controladas. Después de la fermentación, el momento clave para definir su carácter, envejece durante al menos dos años en barricas de roble y posteriormente reposa en botella durante otros 12 meses.

Maridaje

El DOCG de Amarone della Valpolicella combina a la perfección con platos a base de carnes rojas, caza, quesos curados y de sabor intenso. ¿Un plato gourmet con el que degustarlo? Faisán con nueces y trufas. Gracias a sus características organolépticas únicas, es un vino insuperable que le acompañará en la meditación y la conversación.

Cata

La primera cata de Amarone, acto que marcó su nacimiento, se remonta a la década de 1940. Un bodeguero dejó fermentar un Recioto más de lo debido y, en el momento de probarlo, parece ser que dijo en voz alta: “¡Pero esto no es amaro (amargo), es Amarone”! Un afortunado error para todos los amantes del buen vino, un descuido sin el cual hoy no podríamos disfrutar de uno de los vinos más apreciados de todos los tiempos.

Premios y reconocimientos:

Berliner Wein Trophy 2019: Medalla de Oro