Una Semana Santa llena de sorpresas (incluso en tu copa)

Descubre los maridajes perfectos para los platos más tradicionales

Fecha de publicación: 04/04/2022

Se acerca la Semana Santa y eso solo significa una cosa: es la oportunidad perfecta para compartir un momento de celebración con tus seres queridos con los platos italianos más tradicionales y un vino excelente. Y como en cualquier ocasión especial, la elección del menú y el maridaje es algo fundamental, capaz de hacer que la comida sea un éxito o no.
Por ese motivo, aquí te dejamos nuestra propuesta para tu mesa esta Semana Santa, desde los entrantes hasta el postre. ¡Porque recuerda que seguir las reglas del maridaje es importante, pero lo es aún más satisfacer tus propios gustos y los de tus invitados!
 

El entrante: la carta de presentación es un vino blanco

Cualquier ocasión es buena para preparar algo especial, sobre todo si es un día festivo. Así que da rienda suelta a tu creatividad en la cocina. Desde recetas de Pascua tradicionales como la torta pasqualina y los huevos cocidos, hasta otras más elaboradas como el hojaldre relleno, es fundamental dar al vino la importancia que se merece. Te sugerimos empezar con un Riesling, agradable, fresco y satisfactorio. De origen alemán, esta variedad de uva ha encontrado un hogar acogedor en Oltrepò Pavese: aquí, da vida a un vino blanco intrigante y con cuerpo, caracterizado por un perfil olfativo especialmente rico, con delicados toques florales con otros más intensos de cítricos y melocotón. Limpio y directo, una elección infalible que no puede faltar en tu propuesta de menú.

 

Pasta fresca casera: un primero esencial

Desde los canelones hasta la pasta al horno, pasando por la clásica lasaña de carne o vegetariana, no importa: la pasta fresca casera es un plato que no puede faltar sobre la mesa en Semana Santa en cualquier hogar italiano. Para resaltar lo mejor de la pasta al huevo sugerimos un vino tinto robusto pero no invasivo, fresco y rico al mismo tiempo. Por ejemplo, un Nebbiolo podría ser una buena opción. ¿Qué es lo más destacable de este tinto de Langa? La impetuosidad de sus taninos, suavizados por la complejidad aromática de su crianza: ¡una buena combinación para ofrecer a tus invitados más exigentes! 
Pero si no puedes prescindir de un blanco, apuesta por uno especialmente intenso y con cuerpo. Un Vermentino de Cerdeña o un aromático Chardonnay harán un gran trabajo. 
 

El tradicional cordero

El protagonista indiscutible de nuestro menú es el cordero, un plato de Semana Santa vinculado a las tradiciones judías y cristianas, que se prepara de diversas formas según la región de Italia. 
Si seguimos la receta clásica, cordero al horno con patatas, podemos optar por un vino tinto seco y directo como un Chianti. Pero si optamos por una versión con más especias y otros condimentos, podemos elegir un vino más intenso, como un Cannonau di Sardegna. Vino simbólico de la isla, se trata de un tinto corpulento, cálido y directo, digno de ocupar el centro de la mesa (y de ser el centro de atención) 
 

¡El postre es sinónimo de dulce!

Como toda fiesta que se precie, la Semana Santa también tiene sus propios dulces típicos, como la tradicional Colomba. En este caso, el maridaje con un vino elaborado con uvas Moscato es una solución 100% satisfactoria. Pero si quieres probar algo diferente, te sugerimos nuestra Crema de Moscato d'Asti, una deliciosa y delicada mezcla de mosto de uva, azúcar, yema de huevo y vino Moscato DOCG. Utilízala para acompañar tus postres o la propia Colomba para conseguir un efecto aún más sorprendente.  
En general, es una buena opción terminar la comida con un agradable espumoso que limpie el paladar. El espumoso Blanc de Blancs Dry es el compromiso perfecto entre frescura y suavidad.


¿Aún no has hecho acopio de vino para completar tu menú de Semana Santa? ¡Descubre nuestro catálogo y déjate guiar por los consejos de nuestros expertos!