¿Cuáles son las variedades de uva más populares del mundo?

Italianos y del resto del mundo: descubre la clasificación

Fecha de publicación: 11/10/2021

La vid se cultiva en Italia desde el segundo milenio antes de Cristo. A lo largo de los siglos, su patrimonio vinícola ha sufrido grandes cambios, desde la introducción de las llamadas "variedades internacionales" hasta el redescubrimiento y la puesta en valor de las variedades autóctonas. Las transformaciones se han producido y se siguen produciendo en el resto del mundo, donde la creciente especialización y la mayor atención a la sostenibilidad exigen una adaptación continua de la producción.

Pero, ¿cuáles son las variedades de uva más extendidas en el mundo? ¿Y en Italia? Para responder a estas preguntes, demos un paso atrás...

 

Variedades de uva: ¿cuántas hay?

Si pensabas que la única forma de distinguir una variedad de uva era por el color de sus uvas, te sorprenderá descubrir que también existe otra clasificación, basada en la territorialidad y el origen histórico. De hecho, las vides pueden ser:

  • Autóctonas, es decir, aquellas que tienen un fuerte vínculo histórico con el territorio en el que se cultivan. Tienen características muy distintivas que las hacen "únicas". En otras palabras, un tipo de uva es originario de una zona específica donde siempre ha crecido, y solo allí puede dar lo mejor de sí. Algunos ejemplos son la arneis en el Piamonte, la aglianico en Campania y Basilicata o la inzolia en Sicilia.
  • Locales, es decir, aquellas que se extienden por una zona más amplia que las autóctonas, pero que siguen estando limitadas. También pueden cultivarse con buenos resultados en zonas distintas a la original.
  • Nacionales, es decir, cepas que se extienden por una gran parte del país, a veces casi por completo, como la sangiovese o la trebbiano en Italia.
  • Internacionales, aquellas originarias de países extranjeros que, a lo largo de los años, se han trasplantado también a Italia, pasando a formar parte del patrimonio enológico del país. La mayoría son de origen francés, como la cabernet sauvignon, la Merlot y la Sauvignon Blanc. Se adaptan fácilmente a diferentes climas y condiciones ambientales, por lo que se pueden encontrar en casi todas partes.

Las variedades de uva más extendidas en el mundo

Hay unas 6.000 variedades de uva en el mundo, muchas de las cuales se cultivan en Italia. Pero el récord de la variedad de uva más extendida en todo el mundo no lo tiene una italiana, sino la famosa en todo el mundo Cabernet Sauvignon. Originaria del suroeste de Francia, más concretamente de la zona de Burdeos, produce vinos con gran cuerpo y carácter, y un buen potencial de envejecimiento. A menudo se mezcla con merlot y a veces también con cabernet franc para dar lugar a la llamada "mezcla bordelesa". La Merlot es la segunda variedad de uva más cultivada del mundo. Caracterizada por una maduración temprana, es capaz de crecer y desarrollarse muy bien incluso en zonas donde la temperatura puede ser un factor limitante. A la merlot le sigue de cerca la airén, una uva blanca de origen español y principal componente del brandy, junto con la uva tinta española tempranillo. Considerada durante mucho tiempo como una uva rústica de escaso interés, la tempranillo ha visto aumentar su popularidad fuera de Europa, principalmente en Australia, California y Argentina.

 

¿Y qué decir de la Chardonnay? Esta variedad de uva originaria de Francia ocupa el quinto lugar. Ampliamente empleada para la producción de champán y, en Italia, de vinos espumosos Metodo Classico, se caracteriza por una graduación alcohólica y una acidez bastante elevadas. Tiene aromas a manzana y plátano, pero puede evolucionar hacia aromas y sensaciones más potentes y complejas si se envejece en madera.

 

¿Y en Italia?

Antes de la llegada de la filoxera, un auténtico azote para la viticultura europea a finales del siglo XIX, existían en Italia miles de variedades de uva diferentes, cada una con características específicas. Desde entonces, el patrimonio vitivinícola del continente se ha visto muy reducido, sufriendo posteriormente la tendencia contraria en los años de la posguerra: la plantación de cepas muy productivas, en detrimento de la calidad. Solo en los últimos 30 años, gracias también a la transición hacia una viticultura más especializada, se han vuelto a priorizar las variedades de uva de mayor calidad, incluso a costa de reducir el volumen de producción. Así, también han llegado a Italia variedades internacionales, la mayoría de las cuales ya estaban presentes en los viñedos italianos antes de la filoxera. En general, el número de variedades de uva en Italia sigue siendo muy elevado. ¡De hecho, nuestro país es el que cuenta con el mayor número de variedades de uva autóctonas del mundo!

Pero, ¿cuáles son las variedades de uva más extendidas en Italia? En primer lugar, encontramos la sangiovese, la más popular entre las variedades de uva tinta de la Toscana, y la variedad de uva tinta autóctona más extendida en Italia. Es una variedad de uva que puede adoptar expresiones muy diferentes, según el clima y la altitud en que se cultiva. En general, tiene aromas muy intensos de cereza, ciruela y violeta, taninos marcados y una buena graduación alcohólica. Por ello, los vinos elaborados con sangiovese, como el Chianti, el Brunello di Montalcino y el Morellino di Scansano, se prestan bien al envejecimiento.

Le sigue la montepulciano, que también se cultiva principalmente en el centro de Italia. Esta variedad de uva produce vinos intensos y con cuerpo, de gran complejidad aromática y buena graduación alcohólica. Da excelentes resultados cuando se vinifica solo, pero acepta también la unión con la sangiovese para dar lugar a mezclas de gran carácter.

El tercer escalón del podio lo ocupa la glera, cuyas uvas se utilizan principalmente para la producción de Prosecco. Su producción se concentra en la región del Véneto, cuna de este vino espumoso elaborado siguiendo el Método Martinotti, apreciado en todo el mundo y un compañero perfecto de cualquier aperitivo.

Entre las otras variedades de uva más populares de Italia se encuentran las internacionales pinot grigio y Merlot. La primera, una uva blanca, es originaria de Borgoña, donde todavía existe el mayor número de hectáreas de viñedo. En Italia, se ha extendido principalmente por Friuli, Lombardía, el Véneto y Alto Adigio. La merlot, también de origen francés, se encuentra en casi todas las regiones del país, desde el norte hasta la Toscana. Es capaz de producir tanto vinos con gran cuerpo, especialmente cuando se maduran en barricas, como vinos jóvenes y fáciles de beber.